El Hogar

Cuando formamos un hogar, llevamos una ilusión de lo que queremos hacer y cómo nos gustaría que nuestro hogar fuera en el futuro, llevamos grandes ideas que son basadas según nuestras culturas educación e ideales, emprendemos un camino lleno de buenos deseos y proyectos por realizar tomados de la mano del amor.

Pero no tomamos en cuenta varios factores con los que nos encontraremos en el camino que si no los analizamos, este intento se convertirá en frustración y fracaso. No existen fórmulas mágicas, ni soy psicólogo, pero tratare desde mi experiencia darles una idea de lo que podría quizás ayudar a entender mejor lo que podría ayudarnos a tener un mejor hogar.

1- La Comunicación: Tenemos que tomar en cuenta que un hogar no es de una sola persona y tiene que tomar en cuenta a su pareja, que trae sus propias inquietudes, cultura, hábitos, e ilusiones. Es aquí donde muchos fallamos porque en este punto tiene que entrará a jugar un papel muy importante que es LA COMUNICACIÓN.

Es prioritario hablar de nuestros proyectos en conjunto, saber nuestras metas, la manera en que vayamos al unísono y usando los mismos medios, para realizar nuestros proyectos, tanto a nivel material como afectivo. Una regla de oro es saber ir en equipo, y no jalar cada uno por su lado ya que la cuerda se reventará , si empujamos una piedra todos los integrantes del hogar a una sola dirección se lograran los objetivos, sino estaremos arando en el mar, si poder logra nada.

 

2- Saber oír y negociar: Muchos hogares están llenos de frustraciones o resignación por querer imponer su criterio, aquí podemos ver con claridad la expresión del egoísmo. Cuando emprendemos este camino de la construcción del hogar debemos poner de lado nuestras expresiones egoístas y colocarnos del lado del otro, pensar cómo se siente la otra persona si actuamos con imposiciones, la negociación de las ideas y criterios debería ser la mejor manera de continuar.

 

3- La realidad_ aquí tenemos que aplicar las dos facetas anteriores, ningún proyecto será viable si no ponemos los pies en la tierra y analizamos la realidad del momento, tenemos que analizar lo que es posible y lo que realmente no podremos, tenemos que saber evaluar con que contamos y con que podemos, utilizando la comunicación sin ego.

 

4- No Hiera: unas de las causas que van llevando al desaliento son las heridas, pensemos siempre que la otra persona tiene sentimientos y merece respeto, NO es su ESCLAVO (A) si actúa siempre de manera agresiva, con actitud impositiva, irá matando los sentimientos de la otra persona, creando resentimientos que serán una bomba de tiempo en cualquier momento, lo que dificultará lograr las metas fijadas.

Cuando una persona es maltratada en sus sentimientos y psicológicamente, o físicamente, ya se está marcando el fracaso del hogar.

 

5- Respeto: es primordial en toda relación, todo las ideas y manera de actuar de las personas que conforman el hogar deben de ser respetadas, no se burle ni cuestione la forma de ser de otro, compréndalo y ayude desde la comprensión y el amor, Respetando le estamos dando el lugar que merece el otro, no sea grosero ni irrespete las condiciones del otro, cada quien es un ser individual, con virtudes y defectos, que conforman al individuo, recuerde que nadie cambia por imposición sino por convicción, no intente imponer al otro su manera de ser, porque hará que esa persona siempre este a la defensiva.

 

6- El amor: un hogar no es un negocio, el hogar es un proyecto de amor, por eso este es el punto más importante, si aplicamos bien los puntos anteriores el amor siempre estará presente, y es el único sentimiento que no se acaba si sabemos mantener esa llama encendida. No deje que su amor se manche con nada.

No hay fórmulas que se puedan aplicar a la convivencia de dos personas, porque tiene que ver con muchos factores individuales y de pareja, pero en general estos puntos que hemos enumerado son básicos y aplicables en toda relación sea de amistad, de hermandad, de familia o de pareja.

El amor es el sentimiento más puro y poderoso, si sólo ponemos siempre en nuestro actuar el mismo nos dará la respuesta acertada, la sensibilidad que nos da el amor hacia los demás personas es perfecta, no dejemos que nuestros rencores, frustraciones o errores de la vida opaquen el amor por los demás, ponga a un lado sus errores o los de otro y sienta su amor por esa persona y verá que la balanza siempre se inclinara por el amor. No somos seres perfectos, pero si podemos mejorar cada día. Démosle prioridad al sentirnos bien y a gusto con otras personas. El amor es alegría, felicidad, ideales, presente.

Mira la perfección divina de la vida y estrás amando de manera universal. Un Hogar con armonía y amor será el descanso y seguridad de sus integrantes, un hogar debe ser el refugio y reposo de nuestras vidas y del ajetreo diario de la vida cotidiana.

Al final de una jornada laboral pensar llegar a nuestro hogar será la mejor recompensa, abrazar a nuestra familia será la gran satisfacción de nuestras vidas. No convirtamos nuestro hogar en campo de batallas o en un lugar de infelicidad, donde no queremos estar, al contario debe ser nuestro altar.