Las estadísticas muestran que los asiáticos son las personas más flacas de la tierra. Por ejemplo, sólo el 3,4% de las mujeres japonesas son obesas, mientras que la cifra para las mujeres estadounidenses es del 41,5%. Y en Europa, poco menos de un cuarto de la población femenina tiene sobrepeso.

¿Pero por qué es esto? ¿Es sólo genética o puede atribuirse a buenos hábitos? Sospechamos de lo último, porque si se observan más de cerca los hábitos alimenticios de los asiáticos, no es de extrañar que apenas tengan problemas de sobrepeso.

Hemos enumerado 9 hábitos para inspirarte.

#1 Más verduras

Ya sea brócoli, coliflor, repollo, col rizada, pepino amargo, pak choi, espárragos tailandeses o moringa: las verduras verdes se utilizan mucho en la cocina asiática. Lo bueno de esto es que, aparte del aspecto saludable (¡las verduras verdes están llenas de vitaminas y minerales!), las verduras son extremadamente bajas en calorías – llenan el estómago – por lo que apenas hay espacio para alimentos con muchas calorías.

Además de la comida verde, a los asiáticos también les encanta el té verde, ya que estimula el metabolismo y ayuda a la pérdida de peso.

#2 Caminata

 

En promedio, los asiáticos caminan más que los occidentales y, sorprendentemente, es un hábito asociado a una alta densidad de población. Viven en ciudades densamente pobladas y están acostumbrados a explorar los barrios a pie y a cubrir largas distancias con el transporte público.

#3 Postres

Incluso si uno encuentra entretanto muchas cadenas de comida rápida en Asia y dirige a los jóvenes hacia las cosas no saludables, los asiáticos mayores se aferran más bien a los azúcares naturales – fruta, en vez de a los alimentos industriales que contienen azúcar.

Además, el arroz, los frijoles rojos y las algas se utilizan a menudo en los postres para hacer bocadillos abundantes que no son comparables a las bombas de calorías occidentales.

#4 Ejercicio físico

 

La medicina tradicional china y japonesa está diseñada para prevenir la enfermedad en lugar de curarla. Por esta razón, el Tai Chi y varias formas de meditación son ampliamente utilizadas entre la población y les ayudan a mantenerse en forma en cuerpo y mente.

#¡Tazón en vez de plato de llano!

 

A más tardar cuando viaje a Asia, notará que los asiáticos casi nunca usan platos planos. En lugar de eso, usan tazones. Y esto no sólo tiene razones prácticas (¡más prácticas!), sino también psicológicas: las comidas servidas en cuencos parecen más grandes. Esto significa automáticamente que comes menos.

#6 Comida fermentada

 

El arma secreta absoluta en la cocina de Asia: ¡la comida fermentada! En la fermentación, las verduras se trocean, se frotan con sal y se mezclan hasta que se forma una salmuera. De esta manera se forman enzimas y bacterias que empiezan a fermentar (es decir, a descomponer el azúcar y el almidón) – y después de su consumo, también ponen en marcha la flora intestinal, de modo que el metabolismo se calienta adecuadamente. Además, el consumo regular de alimentos fermentados inhibe el apetito voraz.

#7 pescado en lugar de carne!

 

Los asiáticos comen mucho más pescado y mucha menos carne que los europeos occidentales. Es rico en omega 3: un ácido graso esencial que es bueno para el sistema inmunológico, el sistema cardiovascular, las células cerebrales, pero también para la pérdida de peso.

Un estudio que siguió a dos grupos con la misma dieta y hábitos de ejercicio mostró que aquellos que tomaron suplementos de omega-3 perdieron un kilo y medio más que los otros.

Por lo tanto, si tiene que elegir entre el pescado y la carne, debe elegir los animales marinos tan a menudo como sea posible.

#8 El picante

 

¿Sabías que lo picante te hace adelgazar?

Si condimentas tus comidas con chile, pimienta, jengibre, curry, wasabi o jalapeños de vez en cuando, realmente estás calentando tu metabolismo de la grasa. Otros alimentos picantes incluyen mostaza, rábano, cebollas, ajo y algunos tipos de berro.
La razón es que la comida picante ayuda a la digestión y quema calorías por el lado – después de todo, el cuerpo trata de compensar el calor ardiente mediante el sudor.

 

#9 Truco de Asia: ¡Vaporizar en lugar de freír!

 

Los asiáticos no fríen su comida, sino que la cocinan al vapor. Esto tiene 2 grandes ventajas:

No sólo ahorran calorías, sino que también obtienen más vitaminas. Esto se debe a que el vapor suave retiene más nutrientes en las zanahorias, la col rizada y el pak choi que la fritura agresiva y la freidura.